Mantenimiento preventivo

Mantenimiento preventivo

 Cuando hablamos de puertas automáticas el mantenimiento preventivo de la puerta se convierte en un elemento a tener en cuenta para evitar roturas y desperfectos. Mantener una puerta en perfectas condiciones también es importante para que ofrezca un servicio adecuado, sobre todo si es una puerta que tiene mucho uso.

Por lo general, las puertas que tenemos en el hogar no necesitan de un mantenimiento muy complicado. Pero sí es cierto que las puertas de paso de edificios requieren un mantenimiento más específico.

El mantenimiento preventivo depende del tipo de puertas que tengamos:

Puertas automáticas peatonales

En el caso de las puertas automáticas orientadas al peatón, debemos tener en cuenta con son elementos complejos que suelen tener mucho desgaste. El mantenimiento periódico se hace indispensable para garantizar el buen funcionamiento del mecanismo, así como para evitar accidentes e incluso, robos.

Por otra parte, las puertas automáticas peatonales es obligatorio que se mantengan según el Código Técnico de la Edificación (CTE). Donde se indica lo siguiente: “las puertas peatonales automáticas se someterán a las condiciones de mantenimiento conforme a la norma UNE EN 12.635:1002+A1:2009”.

Nuestra recomendación es que para realizar el mantenimiento contrate a una empresa especializada.

Los profesionales son los más indicados para realizar un correcto mantenimiento de cada tipo de puerta.

 Puertas de madera

Las puertas que tenemos en el hogar y que suelen ser de madera requieren poco mantenimiento. Un poco de limpieza con un trapo húmedo y la limpieza de la cerradura y el pomo. También es importante que se revisen los herrajes, cerraduras y las bisagras para que funcionen adecuadamente. Las bisagras pueden cambiarse en caso de oxidación, también la cerradura si no funciona bien podemos recurrir a un lubricante.

Puertas de metal

Las puertas metálicas necesitan revisarse al menos cada seis meses, sobre todo el estado de la pintura, porque suelen estar esmaltadas. Uno de los problemas a los que te puedes enfrentar es el abombamiento de la puerta. Si es superficial se puede lijar la zona, si es un problema más profundo tendremos que cambiar la puerta.

Puertas de vidrio

Las puertas de vidrio son más delicadas por lo que requieren de mayor mantenimiento. Uno de los principales problemas a que nos enfrentamos es la rotura de un cristal. En este caso no queda más opción que sustituirlas. La mejor opción es que el cambio lo haga un cerrajero profesional, sobre todo si la puerta está incrustrada en un marco de aluminio.

Puertas de garaje

Las puertas de garaje necesitan de un mantenimiento continuo. No podemos correr riesgos, evitamos accidentes, robos…Para hacer un correcto mantenimiento de una puerta de garaje es muy recomendable que contemos con especialistas dedicados al mantenimiento de este tipo de puertas. Además hay empresas a las que podemos contratar el mantenimiento periódico de la puerta, para que el motor está correctamente cuidado y engrasado. Nos aseguramos así un funcionamiento adecuado y además se reducen las averías en un 80%. Además, advertimos que sin un mantenimiento adecuado las puertas sufren muchas averías, debido a que el funcionamiento de las mismas es muy complejo y a que se utilizan con mucha frecuencia.

 

 

2018-02-20T18:51:01+00:00 febrero 20th, 2018|Puertas automaticas|0 Comments

Leave A Comment